Bodas en tiempo de Covid-19

06 de mayo, 2020 - Con dos Tacones Azules - Pensamientos de una Novia - Comentarios -

El Covid-19 nos ha afectado a todos de una forma u otra, hoy vamos a aclarar algunas dudas que tienen nuestras novias sobre la posible celebración o no de sus bodas y en qué condiciones se van a poder celebrar en el caso de que así sea.

Hace unos días que se presentó desde el gobierno de España el llamado plan de desescalada. Este plan se plantea en 4 fases diferentes, es asimétrico y cada provincia avanzará en el proceso de fases dependiendo de su situación en cada momento.

Pero ¿qué recoge este plan en torno a las bodas?

La incertidumbre entre nuestras parejas que iban a casarse este año sigue siendo la tónica. Este plan de desescalada del Gobierno no ofrece muchos detalles sobre las bodas y no aclara las múltiples dudas que se nos plantean a nosotros como fotógrafos. En muchas ocasiones nos llegan mensajes de parejas desesperadas, realizando consultas que no podemos resolver, ya que la decisión final de cómo y cuándo está en manos del Gobierno.

Aun así, y sin contar el temido velo que está llenándolo todo de incertidumbre, si todo avanza de forma positiva, las primeras bodas podrían tener lugar en junio, pero serán reducidas y dependerá de muchos factores que se esbozan en el plan, empezando por la situación de la provincia en la que se vaya a celebrar la boda.

Estas fases tienen unas fechas de la duración de cada una fijadas por el Gobierno, pero no vamos a indicar las fechas ya que si hubiera un repunte volveríamos a la fase anterior de la que nos encontremos en ese momento, por lo tanto, sólo vamos a hablaros de cuáles son las fases, y que se permitirá hacer en ellas respecto a las bodas.

A continuación te damos las claves que afectan directamente a las bodas:

Fase I: Bodas en espera, solo mini-ceremonias

En la fase I se habla de la apertura de lugares de culto con aforo limitado a un tercio. A la espera de confirmar con las entidades eclesiásticas y registros civiles de cada región si se cumplirá la apertura por su parte, las pequeñas ceremonias serían posibles, pero no se habla de las celebraciones en sí por lo que no podemos concluir que las bodas puedan realizarse bodas aún en esta fase. Además, para los establecimientos de restauración se incluyen fuertes restricciones, ya que solo podrán abrir los espacios de terraza con limitación de aforo al 50%.

Fase II: Bodas para un número limitado de invitados

En esta fase ya se permitirá el contacto social en grupos más amplios para personas no vulnerables ni con patologías previas. El Gobierno plantea el inicio de celebración de bodas para un número limitado de personas, pero por ahora no especifica el número de personas por boda.

En la fase II, se amplía la capacidad de las ceremonias religiosas respecto a la fase anterior, pasando del 33% del aforo al 50%. Aunque no está especificado, podemos fijarnos en las limitaciones establecidas para restaurantes y hoteles, en los que se permitirá en esta fase un aforo limitado a un tercio de su capacidad, aunque excluye discotecas o bares nocturnos. No obstante, si nos fijamos en las medidas de los conciertos, si son al aire libre, se permitirá que se congreguen hasta 400 personas, siempre y cuando estén sentadas.

Fase III: Bodas para un número más amplio de asistentes.

En esta fase ya se prevé la apertura de todas las actividades, pero siempre manteniendo las medidas oportunas de seguridad y distancia. En línea con esto, el plan recoge una ampliación del número de asistentes a una boda con respecto a la fase II pero, al igual que en la fase anterior, no especifica el número máximo de asistentes.

Los restaurantes podrán extender su aforo a un máximo del 50% de su capacidad, garantizando la separación entre clientes de 1,5 metros. Las discotecas reabrirán con un aforo máximo de un tercio del habitual.

Consideraciones generales

Las nuevas pautas especifican que cualquier actividad deberá desarrollarse en condiciones de seguridad, autoprotección y respetando el distanciamiento social, y que por seguridad se recomienda el uso de mascarillas cuando no pueda garantizarse el distanciamiento social.

Además establece que, en términos generales, los locales y su equipamiento deberán ser periódicamente desinfectados.

Los viajes que se realicen sólo podrán hacerse para la realización de las actividades permitidas, siempre que ambas provincias hayan superado la fase III, previsto para finales de junio si las condiciones son favorables. El anuncio del Gobierno aún no hace referencia a los viajes internacionales que puedan afectar a la luna de miel de las parejas, posiblemente la Unión Europea dé una respuesta coordinada para abrir el tráfico aéreo.

En resumen, tendremos que esperar a las órdenes ministeriales que desarrollen cada fase de la desescalada para poder valorar cómo se pueden celebrar las bodas en cada uno de estos períodos. Además, este proceso evolucionará de forma distinta en cada provincia, ya que cada dos semanas el ministro de Sanidad decidirá qué provincias avanzan a la siguiente fase o, si fuera necesario, las que retroceden a una fase anterior. Te recordamos que puedes consultar todos los detalles del Plan para la transición hacia una nueva normalidad en la página oficial del Gobierno.

 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 8 =
Ver anterior
Últimas entradas
Categorías